lunes, 7 de abril de 2014

Reflexiones sobre la LOMCE

La verdad es que no entendemos por qué hay tanta polémica con la nueva ley de educación ya que, desde nuestro punto de vista, los cambios no son muy significativos.
A pesar de que no estemos de acuerdo en muchas de las reformas que la LOMCE propone, consideramos que algunas sí son acertadas.

Por ejemplo nos parece bien que se pueda elegir entre la asignatura de Religión y la asignatura de Valores sociales y cívicos. Muchos creen que la Religión debería ser eliminada del currículum y que esta no debería existir ni siquiera como una optativa. Sin embargo, nosotras pensamos que forma parte de la historia de nuestro país y que, como cultura general que es, los niños deben tener la posibilidad de estudiarla en el colegio si así lo quieren.

Otra reforma que nos parece bastante acertada es la introducción de este nuevo principio en el Artículo 1.1: La libertad de enseñanza, que reconozca el derecho de los padres, madres y tutores legales a elegir el tipo de educación y el centro para sus hijos, en el marco de los principios constitucionales, pues los padres deben ser los principales responsables de la educación de sus hijos,  nadie puede decidir por ellos.

Más centrados ya en el ámbito que nos ocupa, la Educación Primaria, hay un aspecto que nos parece muy llamativo. Se trata de la consideración de los miembros del equipo directivo y los profesores como autoridad pública. Creemos que es una forma de que la profesión docente sea más valorada, más reconocida, que suba un escalón y ocupe el puesto que se merece.

Por otro lado, como ya hemos dicho, estamos en desacuerdo con algunas de las reformas.

No nos gusta, por ejemplo, que la asignatura de Conocimiento del Medio se subdivida en dos asignaturas: Ciencias Naturales y Ciencias Sociales. Nos parece que los niños aprenden mejor si todo tiene relación, si ven que las cosas que dan están unidas, si existe una globalización curricular, y separando las asignaturas lo único que hacemos es fragmentar el contenido, segmentarlo, hacer que para ellos sean saberes diferentes.

Tampoco estamos de acuerdo con que Plástica pase a ser una asignatura optativa.
Los niños tienen un gran potencial y en la escuela no se deja paso a la creatividad. No se despliega esta destreza en los alumnos, no hay cabida para la improvisación porque todo viene dado, todo viene medido. Lo que se consigue con todo esto es que la creatividad y el ingenio, al no ser trabajados, desaparecen.
Plástica era una de las únicas asignaturas en las que, en nuestra etapa escolar, podíamos desplegar nuestra imaginación. Ahora, pasa a un segundo plano porque “no tiene suficiente importancia”.

Finalmente, vamos a hablar de la decisión de que el Gobierno establezca los criterios de evaluación comunes a todo el territorio.
Estamos totalmente en desacuerdo con esta idea. Si hay alumnos y profesores diferentes en un mismo colegio, esto ocurre a lo grande entre comunidades autónomas.
No podemos establecer un mismo criterio de evaluación si los métodos y las formas de enseñar no son las mismas.
El currículum establece los objetivos y los contenidos pero no dice cómo deben llevarse estos a cabo. Es por esto que son los profesores quienes deciden cuál es la mejor manera de hacer llegar a los alumnos ese contenido. Y, si esto es así, ¿por qué alguien tiene que decidir la forma en que debemos evaluar?
Poco a poco nos estamos convirtiendo en marionetas manejadas por los de arriba, ya no tenemos opción de decidir cómo hacer nuestro trabajo, y esto, nos produce un rechazo grandísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada